¿Qué es la Chamomilla?

La chamomilla, también conocida como chamomilla matricaria, manzanilla alemana o manzanilla común. Es una planta herbal anual de la familia de las asteráceas que se caracteriza por sus flores blancas de tamaño pequeño y por su dulce aroma, lo cual la hace llamar manzanita de tierra, su sabor es algo amargo y es completamente apta para el consumo humano.

Siendo nativa de Europa ha logrado extenderse por grandes zonas de América, es una planta que alcanza los 40 centímetros de altura la cual no necesita de suelos con características especificas para prosperar de forma adecuada y para su crecimiento necesita de climas templados aunque resiste diferentes climas.

Cuando comienza a florecer es el momento oportuno para cosecharla, seleccionando solo sus flores que son la parte aprovechable para realizar infusiones.

Su uso ha sido muy frecuente desde la antigüedad  lo cual ha generado a que en la actualidad se cultive en gran medida para su uso industrial.

Propiedades y beneficios de la Chamomilla

La Chamomilla es rica en ácidos esenciales como el clorogénico y el cafeico. Contiene flavonoides como (apigenina, quercetol y luteolina), alfa bisabolol, camazuleno, glucósidos y la flavanona naringenina. Esto hace que funcione excelentemente como  antinflamatorio, analgésico y cicatrizante:

  • Antinflamatorias: Completamente efectiva en  caso de infecciones en los ojos e inflamación ocular, inflamación en las mucosas orales, eczemas y aliviando la inflamación causada por las quemaduras del sol, contribuye a disminuir las molestias menstruales ya que tiene la capacidad de actuar sobre los músculos del útero aliviando los cólicos, y es efectiva para trastornos inflamatorios intestinales .
  • Antibacterianas: De gran utilidad para afecciones en la piel como acné y úlceras. Se utiliza para Efectiva para casos de conjuntivitis e infecciones oculares, previene las infecciones en las encías.
  • Otras propiedades: Se le atribuyen propiedades beneficiosas de muchos tipos, entre ellas se encuentran: como té: calma los lumbagos y dolores reumáticos, alivia las alergias por su efecto antihistamínico, contribuye a la digestión, excelente para tratar el estrés y la ansiedad así como para tratar el insomnio. Como vapor: Alivia los síntomas del resfriado o el asma.

Usos de la Chamomilla en homeopatía

Por sus excelentes propiedades, la chamomilla está considerada de gran utilidad en la homeopatía. Por sus cualidades relajantes es uno de los 3 policrestos mas utilizado en niños debido a las características propias de los infantes que son caprichosos, tercos, obstinados y que hacen pataletas por cualquier razón. La chamomilla tiene un amplio campo de actuación que ha demostrado sus beneficios en una gran cantidad de síntomas.

En cuanto a la personalidad que reflejan las personas que requieren el uso de la Chamomilla nos encontramos con personas con tendencia a la irritabilidad, descontentos y  con muy poca tolerancia al dolor, propensos a caer en la contradicción, con trastornos para conciliar el sueño y obtener tranquilidad.

Son personas que constantemente se quejan, tienden a ser negativas y quejumbrosas, con tendencia a padecer trastornos gastrointestinales de manera recurrente.

 

Uso de la Chamomilla en la medicina convencional

La chamomilla  se ha utilizado en forma de té con la finalidad de aliviar síntomas gastrointestinales, su uso se ha extendido en la preparación de cremas para aliviar y refrescar la piel así como para prevenir y tratar inflamaciones.

Su uso como té con fines relajantes han popularizado su venta y distribución por todo el mundo como una excelente terapia natural

Para su uso sobre la piel se utiliza principalmente en forma de cataplasma y baños.

Aún siendo apta para el consumo humano, ciertas restricciones son recomendadas, entre ellas evitar usar el aceite esencial de forma interna durante el embarazo y a niños menores de seis años, de igual forma su aceite esencial puede llegar a ser irritante.

La Chamomilla se encuentra presente en la medicina convencional como componente principal de muchas formas, en tabletas con fines relajantes, en cremas con propiedades anti-inflamatorias y ungüentos oftálmicos.

La chamomilla es recomendada para tratar malestares gripales y respiratorios utilizándola en la inhalación de sus vapores.

De igual manera por sus propiedades emolientes es añadida a gran variedad de cosméticos entre ellos shampoos, cremas humectantes y dermo protectoras, incluso cuenta con propiedades para aclarar el cabello de forma natural y sin causar ningún daño al mismo, por lo que es frecuentemente utilizada con tal fin.