Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro por los organismos médicos y medios de comunicación

¿Qué es la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro? vayamos por partes.

Desde Aristóteles, pasando por Hume hasta llegar a Gadamer, la historia de las ideas se ha encargado de dilucidar qué es verdadero y qué es falso. Luego de la filosofía, y acompañado por esta, la ciencia ha tomado el relevo para, a través de un método objetivo y verificable, establecer y describir el mundo de lo real. Para guiar esta labor de investigación, la filosofía ha contado con una ética y la ciencia con una epistemología.

Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro

No obstante a través de la historia, han existido siempre instancias de poder que han presionado a los buscadores de la verdad para que ajusten los resultados de sus investigaciones a sus propios intereses. Es así que durante mucho tiempo la Iglesia católica en occidente, aliadas del poder monárquico, censuró, sesgó y atemperó la verdad a sus fines doctrinarios.

Así, científicos que se opusieron a esta manipulación de la verdad, como Nicolás Copérnico y Galileo Galilei, se vieron atacados, perseguidos y difamados por el poder real y divino de entonces.

Es muy curioso que en la actualidad sea la ciencia, como industria, aliada a los medios de comunicación, como empresa, quienes se autoproclamen como los poseedores de la verdad, y se encarguen de atacar, detractar y demandar a los investigadores que proponen alternativas fiables y consistentes a las soluciones médicas oficiales.

En este contexto, en el presente  artículo revisaremos todo lo concerniente a la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro por los organismos médicos y medios de «información».

Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro: cuál es la verdad sobre su toxicidad e ineficacia para combatir enfermedades

cierto o falso cdsSobre la toxicidad el Dióxido de Cloro no existe ningún estudio científico que pruebe que es tóxico. Por el contrario, existen informes en los que se demuestra de manera fehaciente, a través de más de una treintena de estudios toxicológicos, que el CDS no es tóxico.

Uno de dichos informes es la Revisión toxicológica de dióxido de cloro y clorito. En apoyo de información resumida sobre el sistema integrado de información de riesgos; realizada por la Agencia de registro de sustancias tóxicas y enfermedades del Departamento de salud y servicios humanos de EE. UU.

En cuanto a su ineficacia para combatir las enfermedades que Andres Kalcker, entre otros investigadores, aseguran que sanan, tampoco existe ninguna investigación que haya demostrado hasta el momento que sea así.

En sentido opuesto hay evidencia científica de su eficacia para combatir al menos 84 patologías humanas y al menos 59 patentes destacadas.

Siendo de este modo, nos preguntamos entonces: ¿A qué se debe la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro? ¿Quién está detrás de esta campaña de desinformación y manipulación sobre su efectividad y su no toxicidad? ¿Por qué los que promueven  la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro sólo ofrecen notas de prensa y no presentan ningún estudio, ni ordenan la realización de pruebas a los organismos científicos competentes? ¿Es esta negación sistemática? ¿Obedece a un plan general? En lo que sigue esperamos responder estas interrogantes.

Organismos médicos: desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro

microscopio cdsLa desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro parte de los organismos médicos, es decir, son estos los que encabezan la batalla de desacreditación del CDS. Entre ellos la OMS, las agencias de medicamentos y los colegios de médicos. Cada uno disparando desde diferentes flancos pero con el mismo propósito: desinformar y manipular la verdad.

Organización Mundial de la Salud

La desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro se hace evidente cuando leemos lo que la OMS afirma sobre aquél:

Es un producto químico tóxico que puede causar náuseas, vómitos y otros efectos como insuficiencia renal aguda si se ingiere. No hay evidencia que MMS ayuden contra COVID-19.

Analicemos cuidadosamente este enunciado. En un primer término la OMS asegura que el CDS es tóxico, no obstante no ofrece siquiera una referencia en este sentido, mucho menos aporta una prueba específica. Y en efecto, la nota de prensa se limita a hacer una afirmación con relación a dos supuestos efectos secundarios sintomáticos y a una posible patología que esta sustancia causaría, pero no ofrece prueba alguna.

Contrariamente, como ya señalamos con anterioridad, quienes promueven el uso medicinal del CDS han aportado pruebas científicas confiables y actualizadas sobre su no toxicidad y sus beneficios en casi un centenar de patologías.

En un segundo término, el anuncio señala que no existe evidencia de que el CDS ayude a combatir el covid-19. En este sentido debemos hacer dos aclaratorias.

oms cdsLa primera: Entre las funciones de la OMS en la salud pública , se encuentran las de prestar apoyo técnico, catalizar el cambio, ordenar, regular y financiar la investigación y estimular la producción, difusión y aplicación de conocimientos valiosos; luego, si existiera una sustancia tóxica que esté causando daño a la salud mundial (como supuestamente sucede con el CDS), ¿no es obligación de la OMS ordenar los estudios pertinentes para demostrar su toxicidad e ineficacia?, y, si es así, ¿por qué no lo han hecho?

La segunda consiste en señalar, simplemente, que sí existen pruebas de la eficacia del uso del Dióxido de Cloro en el tratamiento del Covid-19. Hay al menos 10.000 casos clínicos documentados por la COMUSAV de pacientes que se han curado usando esta sustancia. También existe un estudio experimental realizado en mayo de 2020 en Guayaquil, Ecuador: “Dióxido de cloro: una terapéutica efectiva para el tratamiento del Sars-cov2 (Covid-19)”. En esta investigación, que fue notarizada, se demuestra la eficacia del CDS en el tratamiento del covid-19.

Las Agencias de Medicamentos: la FDA

medicamentosUna nota de prensa de la Administración de Medicamentos y Alimentos  de los Estados Unidos (FDA) del  8 de abril de 2020 dice:

No existe ninguna evidencia científica que apoye su seguridad y eficacia [del dióxido de cloro], y presenta riegos considerables a la salud de los pacientes.

Esta nota de prensa ha sido usada, con algunas variantes, como el principal mecanismo de desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro. Y en efecto ha sido repetida por el resto de los organismos médicos como una especie de mantra.

Y es esa la información que, como hemos visto, reseña la OMS, pero también la Organización Panamericana de la Salud, veamos:

La OPS no recomienda utilizar productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio por vía oral o parenteral (intravenosa, intraarterial, intramuscular y subcutánea) en pacientes con sospecha o diagnóstico de COVID-19, ni en ningún otro caso, porque no hay evidencia sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos.

Vemos cómo una nota de prensa, sin ningún sustento científico que la respalde, se ha convertido en la única guía oficial sobre el uso del CDS, una evidente manipulación de la verdad que repiten el resto de las agencias, como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y los organismos médicos ya mencionados.

Sin embargo, si nos dirigimos a la página oficial de la FDA , podremos constatar que entre sus objetivos principales se encuentran estos dos: 1) favorecer la salud pública mediante el fomento de las innovaciones de productos, y 2) proveer al público la información necesaria, exacta, con base científica, que le permita utilizar medicamentos y alimentos para mejorar su salud.

Si vemos con atención podremos comprobar que, al menos en el caso del Dióxido de Cloro, la FDA no cumple con su misión capital pues ni fomenta el uso de este nuevo producto (cuya eficacia está bien documentada), ni está proveyendo al público información fidedigna y científica sobre el CDS.

Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro: Los Colegios de Médicos

Por su parte los Colegios de Médicos de diferentes países, ya sea de forma consciente o inconsciente, contribuyen con la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro al inhabilitar a médicos que usan el CDS en este momento para tratar el Covid-19. Tal es el caso del Colegio de Médicos español que ha quitado la licencia de ejercicio a cuatro médicos hasta el momento.

Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro: el papel de los medios de comunicación

medios de comunicación y cdsEn la introducción de este artículo afirmábamos que algunos grupos de poder se han aliado históricamente a otros con el objetivo de mantener su posición en el estatus quo. Mencionábamos en este sentido la simbiosis monarquía-iglesia católica. Pues bien, en la actualidad el principal aliado que tienen los organismos médicos para la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro, son los medios de comunicación, así como las plataformas de internet.

Google

buscadorCuándo se hace una búsqueda en Google que involucre la frase “Dióxido de Cloro”, sea cuál sea la intención de la busca (funcionamiento, beneficios, bondades, realidad, bases científicas, etc.) nos vamos a encontrar ante el siguiente fenómeno: además de que la nota de prensa de la OMS aparece en primer lugar, el resto de los primeros lugares son de detractores.

Hay sitios web que han informado que han sufrido cambios muy considerables a partir del 4 mayo de 2020, fecha que coincide con la última gran actualización de clasificación central de Google: Google Core 2020 Update. ¿Casualidad? Quizá.

Otra curiosidad sobre Google es que la página de la COMUSAV: Coalición salud y vida (que se forma con 3.000 médicos pertenecientes a 20 países con el objetivo principal de promover el uso correcto y efectivo del dióxido de Cloro para tratar el Covid-19) fue desindexada de su índice (si se emprende una búsqueda en Google no aparece su sitio web).

Otra causalidad: Google Adwords también ha retirado la publicidad en que se promocionaba la venta del kit para hacer Dióxido de Cloro, en su lugar ya vemos fijado el anuncio de la OMS. Juzgue el lector.

YouTube

videos cdsEn una investigación reciente hecha en la Universidad de Oxford: “Desinformación  relacionada con Covid en YouTube: La difusión de videos de desinformación en las redes sociales y la efectividad de las políticas de la plataforma” se pone en evidencia que esta plataforma controla a través sus algoritmos para impedir la viralización de videos que, por la razón que fuere (en este caso por ser supuestamente falsas informaciones) suben los usuarios.

Aclaremos que el estudio de Oxford no menciona directamente al CDS; pero establece que el algoritmo de YouTube es muy eficaz en filtrar la información sobre el Coronavirus que no le interesa mostrar, lo cual contribuye a la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro.

El inicio de la «pandemia» fue el momento en el que Youtube emprendió la fuerte censura contra información alternativa a las versiones oficiales, cerrando canales completos y borrando videos sistemáticamente.

Otra forma de actuar en este mismo sentido, es decir, en el de la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro, esa través de la creación de espacios que difaman al CDS y a sus promotores y reportan la publicación de videos a favor del Dióxido de Cloro.

Sin embargo hay un dato muy curioso que vale la pena mencionar para que la atención del lector se detenga por un momento a reflexionar. Y en efecto, en estos videos de detractores son escasos los “me gusta” en comparación con los “no me gusta” que dejan los usuarios. También ha de hacerse notar que en estos mismos videos prevalecen los comentarios a favor del CDS, entre ellos muchos testimonios de personas que se han curado con esta sustancia.

Esto podría estar indicando que por más que YouTube se empeñe en sesgar la publicación de videos sobre el CDS hacia la tendencia detractora, los usuarios ya saben que el Dióxido de Cloro funciona y lo hacen saber a través de sus  “no-like” y comentarios.

Facebook

Con relación a la desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro, la red social Facebook actúa de modo parecido a la plataforma de videos YouTube. En Facebook se da el caso de publicaciones que son baneadas alegando que un verificador independiente ha demostrado que es falsa.

Sin embargo, de acuerdo al estudio de la Universidad de Oxford antes citado, la red social parece ser más vulnerable hasta el momento. Y de hecho, el informe asegura que muchos de los videos censurados en YouTube han ido a parar en Facebook.

Verificadores de internet

Si bien los verificadores independientes digitales son una buena alternativa a la desinformación, pues lo que proponen es desmentir las falsas noticias que se hacen virales y se dan por sentadas como veraces sin previo análisis (fakes news), muchos de ellos han sido creados artificialmente para, contradictoriamente, desinformar y manipular al público.

Pongamos como ejemplo el verificador maldita.es, supuestamente dedicado a estudiar y desmentir fakes news. Cuentan con más de 400 artículos detractando y disuadiendo del uso del Dióxido de Cloro, pero únicamente de rescatar y repetir la información obtenida por  los organismos médicos antes mencionados, sin verificar si la información es o no falsa.

Desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro: la cabeza de la Hidra

A estas alturas y para concluir, cabe repreguntarse : ¿Quién o qué está detrás de toda esta estructura de desinformación y manipulación del Dióxido de Cloro?

soldPara nadie es un secreto que la industria farmacéutica es la industria legal más rentable, y en consecuencia más poderosa, de todo el planeta. Luego, una empresa que se encarga de vender medicamentos que alivian síntomas, no está interesada en la aparición, uso y fomento de remedios que curen la enfermedad desde su raíz, y menos si no puede ser patentable y que tenga un muy bajo costo.

La cruda realidad es que a esta industria, que está respaldada por los organismos médicos y publicitada por los medios de comunicación, le conviene que la humanidad sea un enfermo crónico y no un organismo sano pues su negocio desaparecería.

Debemos advertir al lector que lo expresado en este artículo se limita al uso del Dióxido de Cloro con fine terapéuticos, y no a otras sustancias que bien pudieran ser falsamente presentadas como remedios. La invitación es a que el lector no se conforme con lo aquí expuesto, sino por el contario, a que busque por sí mismo y compruebe sobre la base de documentos confiables y recientes qué es verdadero y qué es falso con respecto al Dióxido de Cloro.