Farmacopea china

La farmacopea, en la acepción usada aquí, es el arte de preparar fármacos. En el caso de la farmacopea china, tan diferente a la farmacopea europea, se usan, además de plantas, animales y minerales. En este artículo pasaremos revista al arte curativa más antigua del mundo oriental, haciendo énfasis en el elemento vegetal de este sistema terapéutico.

Primeras menciones de la farmacopea en la cultura china

La mención de la farmacopea es frecuente en los primeros anales de la historia china, incluyendo el I Ching. También en el Libro de las odas. Ambas obras son clásicos sagrados de la primitiva dinastía Chou, y fueron comentados por Confucio. En este último texto, que es un libro de poemas, algunos personajes femeninos recogen hierbas medicinales con fines farmacéuticos domésticos, mientras cantan a las montañas y los valles.

El uso de minerales en la farmacopea del Este

farmacopea españolaEl uso de minerales medicinales es muy antiguo en China. Y es que esta cultura entendió tempranamente el papel que juegan los minerales en el metabolismo humano. Sobre todo como conductores y catalizadores de las corrientes electromagnéticas del sistema energético.

A veces los minerales fueron descritos en la farmacopea como sedantes. Tal es el caso de la farmacopea del Espíritu Sereno (ding shen), en la que se establece que los minerales medicinales se aplican a menudo para una amplia gama de trastornos nerviosos.
Estos elementos de la naturaleza constituyen también el principal ingrediente activo en muchos de los célebres elixires de la longevidad que hacían los alquimistas y magos taoístas.

Minerales más usados

La sustancia mineral más usada en la farmacopea china es el cinabrio. Este es un extracto de mercurio altamente refinado. Todavía se prescribe en fórmulas para la hipertensión, el insomnio, la ansiedad, la conmoción y otros trastornos nerviosos.

En dosis mínimas, el cinabrio actúa como sedante, antiespasmódico y tónico nervioso. En cambio, en mayores dosis o con un uso prolongado, puede llegar a ser muy tóxico para el organismo humano.
Otras sustancias minerales que se emplean habitualmente por su efecto sedante en la farmacopea son la concha de ostra, la magnetita y los huesos de dinosaurio fosilizados.

La sal marina también es una fuente excelente de minerales medicinales, sobre todo de magnesio y oligoelementos. Debido a la presencia de oligoelementos que la compensan, la sal marina no provoca hipertensión. Tampoco trae problemas renales asociados con la sal de mesa que se vende en la actualidad. Ni siquiera cuando se utiliza con fines culinarios.

Uso de animales en la farmacopea china

farmacopea europeaLos productos animales constituyen otra clase dentro de la Medicina Tradicional China (MTC) que rara vez se encuentra en la farmacopea europea.

Entre los animales más usados se encuentran los caballitos de mar, ciempiés, escorpiones, cuernos de rinoceronte, lombrices, serpientes, mantis religiosas, gusanos de seda, caparazones de tortuga y astas de ciervo.

Todos estos productos animales poseen un papel fundamental en muchas fórmulas chinas tradicionales hechas con hierbas medicinales. Por su eficacia médica figuran entre las sustancias más apreciadas en la farmacopea china, sobre todo en la categoría de tónicos.

Hierbas medicinales en la farmacopea

farmacopea chinaLa farmacopea española no conoce la mayor parte de las hierbas que se usan en la MTC. Y en efecto, estamos refiriéndonos a dos suelos climáticos muy distintos.

En el caso de la farmacopea china, todas las hierbas medicinales tienen un efecto terapéutico sobre los órganos y tejidos a los que van dirigidas. Así, la actividad terapéutica de las hierbas chinas trabaja más en el plano de la energía que de la química, aunque también producen efectos bioquímicos directos.

La frecuencia y la valencia únicas de la energía molecular dentro de cada esencia herbaria determinan su afinidad particular con un órgano específico. Esto es así porque resuena en sincronía con la frecuencia y la valencia de las moléculas que hay dentro de los tejidos del órgano determinado al cual se va a aplicar el tratamiento.

A lo largo de miles de años de constante observación clínica, esta farmacopea ha identificado las afinidades específicas de miles de hierbas medicinales y alimentos con los sistemas energéticos de los órganos.

Formas de preparación

Los herbolarios chinos tradicionales han desarrollado varios métodos para preparar tanto las hierbas solas como fórmulas compuestas para su aplicación interna y externa.

El método de preparación que se utiliza para cada remedio depende de diversos factores; estos incluyen la naturaleza de la hierba, el tipo de enfermedad que hay que tratar y los efectos terapéuticos que se pretende conseguir.

Las principales formas son las siguientes.

Crudas

Muchas hierbas medicinales son más potentes cuando se consumen crudas. En cambio otras hay que secarlas, cocerlas, ponerlas en remojo, lavarlas con vinagre y procesarlas. Este procesamiento se realiza de distintas maneras para neutralizar los elementos tóxicos que contienen o para activar sus propiedades farmacológicas.

En decocción

La forma más tradicional y popular que prescribe la farmacopea, es la decocción de hierbas secas en un recipiente de barro o vidrio refractario, haciendo hervir el brebaje hasta que el líquido se reduzca a la mitad.

Este método asegura la máxima extracción de todas las propiedades medicinales de las hierbas, una rápida asimilación y efectos terapéuticos inmediatos, por lo cual resulta lo más adecuado para la mayoría de las enfermedades graves.

En polvo

El polvo se puede preparar en casa a partir de hierbas secas, con un molinillo de café. No obstante es más fácil y seguro comprarlas en la farmacia.

En cualquiera de los dos casos, hay que preparar cantidades para dos o tres semanas como máximo, para que no pierdan potencia.

Los polvos actúan con más lentitud y suavidad que las decocciones o las hierbas frescas, y sus efectos son más duraderos, por lo cual resultan más adecuados para enfermedades crónicas que requieren una terapia a largo plazo.

En pasta

La farmacopea indica que para preparar la pasta, se mezclan las hierbas medicinales en polvo con cierta cantidad exacta de miel con el fin de formar una masa que se come a cucharadas y se traga con agua tibia o vino.
Las pastas se conservan durante varios meses en Frascos herméticos en la nevera.

 En pastillas

Las pastillas, llamadas “wan” en la farmacopea, se preparan a partir de la pasta con miel. Para ellos se van formando bolitas con el pulgar y el índice, se ponen en una fuente para horno y se hornean a temperatura mínima aproximadamente durante quince minutos.
Cuando se enfrían completamente, se pueden conservar en frascos herméticos durante muchos meses, sin refrigeración.

Lo más habitual es tomar de cinco a quince pastillas, dos o tres veces por día, acompañadas de agua tibia o vino. A diferencia de las pastillas de la farmacopea europea, las pastillas chinas de miel se hacen sin excipientes, conservantes ni ningún otro aditivo no herbario.

En licor

Para preparar los licores de hierbas, se ponen en remojo las hierbas medicinales secas, entenas o picadas. Deben usarse licores destilados de alta graduación, como el vodka, y se dejan entre dos y cuatro meses, o incluso hasta un año, según la fórmula.

En ungüento

Los ungüentos de hierbas se preparan para uso externo mezclando el polvo fino de las hierbas medicinales con una base aceitosa tibia, como aceite de sésamo o de almendras, vaselina amarilla, manteca, lanolina o cera de abeja.
Se pueden conservar durante mucho tiempo, en frascos bien tapados, sin refrigeración.
El más conocido de los ungüentos comerciales que se preparan con hierba es el bálsamo del tigre.

En supositorios

Los supositorios de hierbas son una forma de la más antigua de la farmacopea de la China tradicional. Estos supositorios aparecen nombrados en el Análisis de las fiebres y las gripes de Chang Chung-ching. Libro que fue escrito al principio de la dinas tía Han.
Se preparan mezclando hierbas aromáticas en polvo con una base de miel, y luego se da forma a los supositorios.

En extractos y tinturas

Los extractos y tinturas de hierbas constituyen un método de preparación más reciente que emplea modernas técnicas de extracción farmacéutica, parecidos a los empleados por la farmacopea española.
Los extractos y tinturas chinos son muy puros y altamente concentrados y siempre se preparan con toda la planta, mejor fresca y cruda, jamás con fragmentos aislados, como ocurre en la farmacopea europea moderna.

Estos extractos de amplio espectro contienen todo tipo de elementos sinérgicos naturales, muchos de ellos sin identificar todavía, que equilibran los efectos de los principales componentes activos y evitan las reacciones tóxicas y demás efectos secundarios indeseables que suelen producir los extractos y concentrados fraccionados.

Farmacopea china hoy

farmacopea china hoyEn la actualidad, el antiguo arte de la farmacopea china continúa con su tradición de cinco mil años de investigación y desarrollo. Se basa en la continuidad de la práctica clínica y la observación empírica, tanto en China como en otros países donde la MTC se practica actualmente como terapia alternativa. Tales: Estados Unidos, Australia y Europa occidental.

Con la asistencia analítica de la tecnología de los laboratorios modernos y la mejora en los métodos de extracción y refinado, están apareciendo todo tipo de nuevas aplicaciones para las antiguas hierbas medicinales.
Así mismo, se están creando nuevas versiones de las fórmulas tradicionales, concretamente para solucionar los problemas de salud propios de nuestro tiempo, sobre todo el cáncer, el sida y numerosos trastornos degenerativos crónicos que se asocian con la sociedad industrial.