El Qi Gong como promotor de la salud

El origen del Qi Gong se pierde en el alba del comienzo de la cultura china. Entre los hallazgos arqueológicos que apuntan a las épocas más remotas, se encuentran algunas obras que muestran cuerpos humanos haciendo extrañas figuras con el cuerpo. Se les ha comparado con las posturas del arte del soplo y se ha llegado a la conclusión de que se trata de ejercicios de Qi Gong.

Posteriormente estos ejercicios fueron utilizados para fortalecer el cuerpo y la mente de los artistas marciales practicantes de tai chi, kung fu, mantis y otros estilos. En la actualidad el Qi Gong es utilizado como promotor de la salud en Medicina Tradicional China.

Etimología del Qi Gong

La etimología revela, cuando queremos llegar a la esencia de una idea no hay como penetrar en su origen etimológico. Esto es más cierto aún en las lenguas ideográficas como el chino mandarín, pues en la grafía misma de la palabra se encuentra la idea que se quiere expresar.

Qué significa Qi

El primer ideograma de Qi Gong es Qi (se fonetiza chi), ya en un artículo anterior hemos abordado su significado y pertinencia en la salud. Sin embrago sinteticemos su significado: Qi es la fuerza o energía vital que hace posible la existencia de todo cuanto vive. Es parte de la dupla energía/materia, y teniendo su origen en el Tao, puede captarse en el aire que respiramos, en los alimentos que ingerimos, y de hecho forma parte esencial de todo nuestro organismo.

El Qi, además, es la energía que circula a través de los meridianos energéticos que recorren el organismo, y de su correcto fluir depende nuestra salud orgánica, mental y espiritual.

Qué significa Gong

El ideograma Gong, por su parte, quiere decir actividad, movimiento o esfuerzo. De modo que si unimos ambos significados, el de Qi, y el de Gong, tenemos que Qi Gong quiere decir: actividad del Qi, movimiento del Qi o esfuerzo para obtener Qi, y otras variantes que se pueden inferir de la combinación de estos dos significados.

El Qi Gong taoísta

tai chiEste arte del soplo es uno de los secretos de la búsqueda de la longevidad y la salud emprendida por los monjes taoístas hace miles de años. Y en efecto, los ejercicios  desarrollados por Hua Tuo (de quien se dice que realizó cirugías sin dolor usando el Qi Gong como anestesia y analgesia hace más de mil años) constituyen un sistema terapéutico completo. Pero además este sistema, que puede considerarse una introducción al Qi Gong, es usado también con fines deportivos.

Actualmente muchos de estas series de ejercicios (Gong) con la energía vital (Qi) se han revelado gracias a diversos maestros de varias escuelas taoístas. En todos los ejercicios que se conocen pueden dividirse los que son utilizados para las artes marciales, el tai chi, por ejemplo, y los que persiguen fines terapéuticos.

A continuación dejamos al lector con esta introducción al Qi Gong: tres ejercicios secretos de los monjes taoístas de Kim Tawm para para promover la salud tanto física como mental. En especial, con estos tres ejercicios se potencia el sistema inmune (energía antipatógena).

Ejercicio de Qi Gong Nº 1: “Crujir los dientes”

Siéntese con las piernas cruzadas y mantenga el tronco erguido. Ahora debe espirar profundamente por la boca tres veces seguidas y luego trate de vaciar la mente. Chasquee la mandíbula treinta y seis veces, haciendo ruido. Enlace con el ejercicio 2.

Ejercicio de Qi Gong Nº 2: “Tragar la saliva”

Con la boca cerrada, mueva la lengua a derecha e izquierda. Hacia arriba y hacia abajo. Acumule saliva, trate de emitir cierto sonido de gorgoteo. Ahora busque dividir la saliva en tres partes. Trague cada una con fuerza y de forma rápida, como si tragara algo amargo. Siga con el ejercicio 3.

Ejercicio de Qi Gong Nº 3: “Aseo en seco”

Para este ejercicio debe sentarse con el cuerpo erguido. Una vez hecho esto tiene que frotarse las palmas de las manos una contra la otra, hasta que se calienten lo suficiente. Ponga en seguida, y sucesivamente, las palmas sobre las partes siguientes:

Sobre la frente: Busque el contacto cubital de las manos, deslícelas hasta la parte trasera de la cabeza, volviendo a la posición de partida. Repita tres veces.

Sobre los ojos, mejillas, nariz, mentón cuello, nuca, orejas: frótese hasta la parte posterior de los ojos. Repita tres veces.

Durante este ejercicio, hay que frotar las palmas de las manos cada vez que se enfríen.

El Qi Gong y la vía unitiva

Gong

 

A través de la práctica del Qi Gong, no sólo promovemos la salud, sino que podemos unirnos al Tao. Y en efecto, el fin último de este arte del soplo lo constituye la vía unitiva, el logro del retorno al origen aun viviendo en este mundo.

 

 

A continuación un vídeo en el que se enseña un sencillo ejercicio para subir la energía antipatógena. En esta oportunidad el movimiento que se realiza es especial para prevenir el coronavirus.